29 abril, 2008

El azar no existe en la lógica analítica

Cada día mueren en el mundo 6.000 personas en accidentes laborales, sin duda representa una cifra alarmante. Situación que, motiva el incremento de especializaciones e investigaciones al respecto. Sin embargo tienden a poseer un sesgo que se orienta a la causa medio ambiental, desatendiendo en ocasiones la investigación sobre las “motivaciones” que existen en el factor humano. Las cuales se ha demostrado son las que en mayor medida generan este tipo de hechos. Suele tratarse más que de fallos técnicos, fallos humanos. Desde el punto de vista psicoanalítico, se puede pensar el accidente como un síntoma de malestar a la par de otros síntomas neuróticos, psicosomáticos o psicóticos. Tiene su particularidad. Cuando el conflicto queda inconsciente, haya el exutorio a través de un acto motor, defensa primitiva contra el dolor. Porque aquello que no se significa se actúa. Es allí que se necesita de otro que pueda "comprenderlo" y ayudar a incluirlo en el mundo de las palabras y las ideas. La temática se torna atrapante cuando a través del adecuado análisis de un caso de accidente vislumbramos sus motivaciones psíquicas y como las interpretaciones sobre el mismo generan efectos, único indicio de que nos enfrentamos al meollo de la cuestión. Con estas líneas solo intento realizar una aproximación a la temática debido a que se trata de una cuestion rica y de la cual encontraríamos sin duda otras tantas cosas importantes para agregar. Dejar de lado estas cuestiones ¿no constituiría acaso un falta llamativa? El azar no existe, en la lógica analítica no hay más que pura intencionalidad.

3 comentarios:

Javier De Iacovo dijo...

Es muy enriquecedora tu reflexión. Desatender el análisis psicosociológico en los estudios sobre accidentes laborales y remitirse sólo a aspectos ergonométricos, creo personalmente, constituye una impericia dentro de la carrera por dismunuírlos.

Carolina Ranieri dijo...

Me sumo a lo que pensas. Gracias por el comentario y espero no haya resultado un texto aspero o demasiado aburrido. Saludos

Javier De Iacovo dijo...

Muy bueno, Caro! Adelante!!!